miércoles, 6 de septiembre de 2017

Bizcocho de espelta y ralladura de cítricos.


Un buen bizcocho, es la mejor opción para el desayuno y la merienda. Con la combinación de harina de espelta y los cítricos se obtiene un bizcocho muy especial.
Aunque normalmente usamos en la cocina actual, sobre todo para panes y repostería, la harina de trigo, no hay que olvidar que hay muchos tipos de cereales, con los que se preparan harinas tras su molido, como la avena o el centeno, muy usados para hacer lo que vulgarmente se llaman panes “integrales” o “morenos”. Igual ocurre con la harina de espelta, obtenida de un cereal poco conocido en la actualidad, aunque es quizás uno de los antiguos.
La espelta (Triticum Spelta y Triticum Diccocum) es una subespecie del trigo. Se diferencia por su cáscara, muy difícil de eliminar, y que le confiere una gran resistencia a plagas y enfermedades, lo que lo hace un cultivo de cereal ideal para el cultivo ecológico, por su resistencia natural, sin necesidad de acudir a transgénicos ni a plaguicidas. Además contiene un mayor porcentaje de hidratos de carbono, proteínas, vitaminas, minerales y fibra.
Hoy día, y gracias a las nuevas corrientes de alimentación natural y productos ecológicos, el cultivo de la espelta se está recuperando, sobre todo en las zonas montañosas de centroeuropa, donde este resistente cereal se adapta sin problemas a las duras condiciones climáticas, no necesitando apenas cuidados, abonos químicos ni plaguicidas.
El alto porcentaje de fibra, hidratos de carbono, vitaminas y minerales de la espelta la hacen ideal para preparar panes integrales y pastas alimenticias, mucho más sanas que las elaboradas con harina de trigo (contiene más proteínas y más vitamina B1 y B2).

Ingredientes:

4 huevos
200 gr de azúcar
100 mililitros de aceite de oliva
300 gr de harina de espelta
un sobre de levadura royal
100 mililitros de zumo de naranja
ralladura de un limón
ralladura de una naranja

Preparación:

Ponemos en un bol los huevos y el azúcar y batimos con las varilla eléctricas durante al menos 5 minutos hasta que doble su volúmen.
Añadimos el aceite, el zumo de naranja y las ralladuras y batimos durante unos minutos.
Mezclamos el royal con la harina, la tamizamos y añadimos al bol con movimientos envolventes hasta que se mezcle todo bien.


Precalentamos el horno a 180 grados con calor arriba y abajo.
Untamos con spray o aceite  un molde, vertemos en el la masa y horneamos durante 25 minutos.


Comprobamos pinchando con una brocheta si está cocido el bizcocho, si nos sale sucia dejamos cocer unos minutos más.



5 comentarios:

  1. Maravilloso Catina!!
    A qué hora es el café?? :) Aunque con un chocolate también se ve bien ;)

    besos

    ResponderEliminar
  2. A mi me encanta la harina de espelta, le da un gusto muy especial a la repostería y a la pasta. Este biscocho tiene que ser toda una delicia. Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. todavia no he probado la espelta, tengo muchas ganas y tu receta se ve de lujo!! me la anoto

    ResponderEliminar
  4. Tiene pinta de esponjoso!! Yo no he probado ese tipo de harina pero se ve delicioso y perfecto para mojar en el café ;)
    Besos, Ángela

    ResponderEliminar
  5. Hace unos años que uso la espelta y me gusta mucho. En panes me costó cogerle el punto pero ya forma parte de mis harinas preferidas.
    Tu bizcocho, muy rico. Menuda pinta.
    Besos

    ResponderEliminar