últimos Post publicados

Bizcocho de leche condensada y naranja

marzo 27, 2020


La leche condensada, está elaborada a partir de leche pura y fresca de vaca, rigurosamente seleccionada a la que se quita parte del agua y se le añade únicamente azúcar de primera calidad. Es muy rica en crema y constituye un alimento completo tanto para niños a partir de un año como para adultos. La adición de azúcar permite que sin ningún tipo de aditivos, la leche se conserve durante muchos meses. A título comparativo, un tubo de leche condensada de 170 gr tiene el equivalente de más de 1/2 litros de leche azucarada fresca. Es un ingrediente básico en la preparación de determinados postres por su concentración, cremosidad y contenido de azúcar.
La Maizena es una harina pura sin gluten y sin grasa, tiene las propiedades de poder espesante, cocción rápida y sabor neutro, por lo que está indicada en la confección de sopas y cremas, salsas y platos cocinados, postres cremosos de cocción y pastelería.
Con esta receta participo en el reto Tus Recetas de Elvira Porcel para el mes de Marzo de 2020

Ingredientes:

1 bote pequeño de leche condensada
150 mililitros de nata líquida
150 gr de harina
150 gr de harina de maíz (maizena)
1 vasito de zumo de naranja (escurrida)
150 gr de azúcar
1 vasito de aceite de oliva
4 huevos
1 Royal
la ralladura de una naranja
azúcar glass para decorar

Preparación:

En un bol, batimos los huevos con el azúcar hasta que doblen su volumen.


Añadimos el aceite, la leche condensada, el zumo de naranja y la ralladura, batimos todo bien y a continuación vamos añadiendo las harinas junto a la levadura tamizadas poco a poco.



Precalentamos el horno a 180 grados.
Untamos el molde con aceite y vertemos la masa.


Horneamos con calor arriba y abajo durante 25 o 30 minutos (depende mucho de cada horno).


Sacamos del horno, dejamos enfriar y desmoldamos. Decoramos con azúcar glass.





Torrijas de fresas

marzo 22, 2020


Degustar el delicioso sabor de esta fruta, con numerosas virtudes para el organismo, suele ser sinónimo de la llegada del buen tiempo. Los meses que van de Marzo a Junio son los mejores para degustar esta fruta, se pueden comer sin acompañamiento, pero si le añadimos un poco de zumo de naranja y una cucharadita de azúcar se convierte en un postre extraordinario. Las fresas y fresones son muy ricos en vitamina C, vitamina E y la provitamina A. Es recomendable en caso de anemia por su contenido en ácido fólico. Son ricos en potasio y bajos en sodio, por lo que son beneficiosos en caso de presión arterial alta.
Para el reto de Color y Sabor de Temporada, yo me he decantado por las fresas y esta es mi aportación para el mes de Marzo de 2020.

Ingredientes:

250 gr de fresas
100 gr de azúcar
unas gotas de zumo de limón
pimienta negra
350 mililitros de leche
la corteza de una naranja
2 huevos
1 cucharada de Grand Marnier
8 rebanadas de pan del día anterior
aceite de oliva
unas hojas de menta para decorar

Preparación:

Lavamos las fresas, les retiramos los tallos y las ponemos en un recipiente con la mitad del azúcar, una pizca de pimienta recién molida y el zumo de limón. Dejamos macerar durante 30 minutos. 


Una vez maceradas las metemos al microondas un par de minutos. Las aplastamos con un tenedor y reservamos.


Hervimos la leche con un trozo de corteza de naranja y una ramita de canela. La dejamos reposar. 


Añadimos el Grand Marnier. Colocamos las rebanadas de pan en un recipiente y las cubrimos con la leche.


Ponemos a calentar abundante aceite de oliva en una sartén. Las rebanadas bien empapadas las pasamos por huevo batido y las freímos. Las ponemos a escurrir bien sobre papel absorbente.



Cubrimos por encima las torrijas de pan con el preparado de fresas que tenemos reservado, y decoramos con unas hojitas de menta.





Bizcocho de chocolate y calabacín

marzo 14, 2020


Además de tener numerosos efectos beneficiosos para el organismo, el calabacín resulta delicioso en todos los platos en los que está presente. Aunque es de textura suave, puede consumirse crudo, si bien lo mas habitual es tomarlo rebozado, cocido, frito o en puré. Pero yo para rizar el rizo, cociné este bizcocho de calabacín y chocolate que me regaló mi amiga Maria Teresa de "Cocina sin problemas".
No es la primera vez que utilizo alguna hortaliza para hacer un bizcocho y siempre ha sido un éxito. Este en particular es espectacular, claro que el chocolate también tiene mucho que aportar. A disfrutar!!!

Ingredientes:

200 gr de calabacín crudo rallado con piel
3 huevos
120 mililitros de leche
200 gr de azúcar moreno
120 mililitros de aceite de oliva
250 gr de harina
un sobre de levadura royal
una pizca de sal
140 gr de cacao en polvo

Preparación:

Precalentamos el horno a 180 grados.
En un bol batimos los huevos con el azúcar hasta que doblen el volumen. Añadimos la leche y el aceite, mezclamos bien. Incorporamos el cacao, la sal, la harina y el royal tamizado. Batimos durante unos minutos hasta que quede todo bien mezclado. Por último añadimos el calabacín rallado.


Untamos un molde con aceite o mantequilla, vertemos la masa y metemos al horno durante 40 minutos.



Para comprobar si está cocido pincharlo con un palillo y ver que sale limpio.





Potaje de vigilia

marzo 10, 2020


Este mes el reto TS nos ha dado la oportunidad de hacer la receta que quisiéramos, vamos tema libre y yo he elegido este potaje es el que mi madre hacía y sigue haciendo todos los viernes de cuaresma por eso de guardar la vigilia. Yo sigo esta tradición, aunque lo de guardar la vigilia no lo llevo muy a rajatabla, pero que les va a venir muy bien a los que si la siguen.
Con esta receta participo en el reto de la Cocina TS del mes de Marzo de 2020, #lasangrealteraTS.

Ingredientes:

300 gr de espinacas
200 gr de bacalao salado
300 gr de garbanzos
2 huevos 
1 patata
1 cebolla
1/2 litro de caldo de pescado
2 zanahorias 
2 dientes de ajo
pimentón dulce
aceite de oliva
unas hebras de azafrán
sal

Preparación:

En primer lugar ponemos los garbanzos en remojo la noche anterior, con agua del tiempo y un poco de sal.
Ponemos también en remojo el bacalao en un bol con agua para que se desale durante unas 24 horas, cambiando el agua cada 8 horas.
En la olla pronto ponemos los garbanzos con el caldo de pescado, cerramos  la olla y dejamos que hierva durante 10 minutos.
Las espinacas las lavamos bien y las escaldamos en agua hirviendo, las escurrimos y las reservamos.



Mientras se cuecen los garbanzos preparamos el sofrito de verduras. Picamos la cebolla y los dientes de ajo, pelamos la zanahoria y la cortamos en brunoise. Vertemos un chorro de aceite de oliva en una sartén y rehogamos la cebolla, el ajo y la zanahoria. Retiramos del fuego, agregamos el pimentón y le damos unas vueltas con una cuchara de madera.



Cuando se pueda abrir la olla, incorporamos el sofrito.
Cocemos los dos huevos .
Pelamos la patata, la lavamos y la cortamos en trozos pequeños, limpiamos el bacalao de espinas y piel y lo cortamos en cuadrados. Incorporamos a la olla la patata y el bacalao. Dejamos cocinar a fuego medio, mientras troceamos las espinacas y las salteamos en la misma sartén donde hemos preparado el sofrito durante un par de minutos. Incorporamos las espinacas a la olla junto a las hebras de azafrán de pelo, rectificamos de sal y cerramos la olla y le damos otros 10 minutos.


Si cocinamos en una olla convencional, le pondremos más caldo y coceremos todo a fuego lento.
Servimos el potaje adornado con una rodaja de huevo duro. 



Podéis ver el resto de recetas participantes en este reto pinchando en este enlace


Caracolas de hojaldre y nocilla

marzo 05, 2020


Cuando Daniel viene con ganas de cocinar y casi siempre de improviso, me pilla cubierta porque siempre tengo hojaldre en casa ya que es muy socorrido y a nosotros nos gusta mucho. Si además lo haces con una buena capa de nocilla el triunfo está asegurado.
El pasado fin de semana nos dimos una vuelta por el blog de "Julia y sus recetas" y Daniel decidió que hiciéramos estas caracolas que entre su hermana y él dieron buena cuenta de ellas, bueno yo también!!!, y como nos quedamos con ganas de más no tardaremos en repetirlas. Julia espero que te haya gustado como nos quedaron y le des un aprobado a Daniel. 

Ingredientes:

2 láminas rectangulares de hojaldre
200 gr de nocilla
un huevo para pintar
azúcar para espolvorear

Preparación:

Precalentamos el horno a 200 grados con calor arriba y abajo.
Extendemos una lámina de hojaldre sobre la superficie de trabajo y la cubrimos bien de nocilla.


Colocamos la otra lámina encima. con un cuchillo bien afilado cortamos tiras de unos 2,5 centímetros de grosor, las enrollamos en forma de espiral como se muestra en la foto y formamos caracolas con cada una de las tiras, procurando que los extremos queden debajo para que no se abran al hornearlas.




Las ponemos en una bandeja de horno cubierta con papel vegetal, las pintamos con huevo batido y las espolvoreamos con azúcar.


Metemos al horno durante 15 o 20 minutos, hasta que las veamos doradas.






Fabes con pulpo

marzo 03, 2020


No hace falta disponer de una despensa impresionante para preparar este plato, porque se hace con cuatro cosas y en todas las temporadas, hasta los pulpos se pueden tener en el congelador.
A las legumbres, por su alto contenido en proteínas, se les podría considerar como la carne vegetal, además de ser una fuente de hidratos de carbono, vitaminas y sales minerales. Las proteínas que añade el pulpo completa la de las alubias. Un plato que os recomiendo.

Ingredientes:

1 kgr de fabes
1 kgr de pulpo
2 cebollas
1 puerro
1 zanahoria
1 tomate maduro
1 pimiento rojo
1 pimiento verde
150 mililitros de vino blanco (o sidra natural)
aceite de oliva
1 cucharadita de pimentón
sal.

Preparación:

El día anterior a la preparación de esta receta, ponemos las fabes a remojo en un recipiente con abundante agua fría.
Al día siguiente, pelamos una cebolla, la zanahoria, el tomate y el puerro y los ponemos en una cazuela grande junto a las fabes y un chorro de aceite. Cubrimos todos los ingredientes con agua y cocemos a fuego lento. Si vemos que se consume el agua, añadimos más.


El pulpo, que ya lo tendremos cocido, lo troceamos.
Pelamos y picamos la otra cebolla en juliana y los pimientos en trozos. 
Ponemos aceite de oliva a calentar en una sartén y rehogamos el pulpo con las verduras y la cucharadita de pimentón. Le damos unas vueltas y añadimos el vasito de vino blanco. Tapamos y dejamos que cueza a fuego lento.



Una vez que tengamos tiernas las fabes, incorporamos lo que tenemos en la sartén y rectificamos de sal si es necesario.


Este plato podemos servirlo caliente como un guiso, o dejarlo enfriar y servirlo como ensalada.



ESPECIAL ESTA SEMANA

 
Copyright © La cocina de Catina. Diseñado con por Las Cosas de Maite