últimos Post publicados

Cavity cake

mayo 20, 2022

Cumplir 10 años en un reto, no es nada fácil, como tampoco me resulta fácil despedirlo. Me da mucha pena que esto se termine porque he aprendido muchísimo y también he sufrido con algunos de ellos. Desafío en la Cocina ha significado mucho para mí, he conocido y he hecho muchas amistades que espero seguir manteniendo aunque esto se acabe.

Muchas gracias a Mª Luz, Carolina, Rocio, hermanas Calmini, y a las más terremoto Maria Antonia (Toñi) Semper. Habéis sido unas maravillosas boss, que habéis conseguido hacer el reto mas más atractivo de las RS.

Quien sabe si en un futuro lo podríamos retomar, sería genial.

La despedida ha sido por todo lo alto con esta tarta que para mí era totalmente desconocida, pero que se queda en mi cocina como la mejor y mas rica que he hecho nunca.

Un abrazo de esos que reconfortan y por favor que no dejemos de mantener el contacto aunque no haya reto. Abrazos para todas las compañeras.

Ingredientes para el bizcocho:

200 gr de nata para montar

200 gr de azúcar

3 huevos

la ralladura de un limón

250 gr de harina tamizada

12 gr de levadura

una pizca de sal

100 mililitros de agua

100 gr de azúcar

Ingredientes para el relleno:

15 gr de gelatina en polvo sin sabor

8o mililitros de agua fría

450 gr de melocotón en almíbar escurrido

375 gr de yogur natural sin azúcar

100 gr de azúcar

300 mililitros de nata para montar 35% MG

Ingredientes para la cobertura:

5 gr de gelatina en polvo sin sabor

40 mililitros de agua fria

350 gr de mermelada de mango

Ingredientes para la crema chantilly:

120 mililitros de nata para montar 36& MG

20 gr de azúcar glas

1 cucharadita de extracto de vainilla

Ingredientes para el decorado:

trocitos de melocotón y mango desecado

Preparación:

Lo primero que hacemos es cocinar el bizcocho.

Precalentamos el horno a 170 grados con calor arriba y abajo. Engrasamos el molde con mantequilla que será de 20 centímetros.

Separamos las claras de las yemas. Reservamos las claras en un cuenco aparte.

Ponemos la nata y el azúcar en un cuenco y batimos con la máquina de varillas durante 5 minutos hasta obtener una crema.

Sin dejar de batir echamos en el cuenco las yemas y la ralladura de limón. Añadimos la harina tamizada y la levadura. Batimos solo hasta que esté todo mezclado. Reservamos.

Añadimos una pizca de sal a las claras y las montamos a punto de nieve hasta que estén firmes. Incorporamos las claras a punto de nieve a la masa que tenemos reservada y terminamos de mezclar con una espátula y movimientos envolventes hasta conseguir una masa esponjosa.. Vertemos la masa en el molde y horneamos unos 35 o 40 minutos.

Sacamos a enfriar a una rejilla. Cuando esté frio, con un aro de 16 centímetros vaciamos el centro del bizcocho, con cuidado de no romper las paredes. Del trozo que hemos vaciado con el aro, cortamos una rebanada de un 1 centímetro de espesor y la colocamos en el fondo del bizcocho vaciado con lo que nos quedará un bizcocho listo para poder rellenar.


Antes de continuar con el relleno preparamos un almíbar con el agua y el azúcar, dejando que hierva a fuego lento durante 10 minutos. Lo dejamos enfriar. Una vez frio y con una brocha mojaremos el fondo del bizcocho y las paredes de manera que se hinchen un poco y así evitamos el tener pérdidas cuando rellenemos con lo que preparamos a continuación

Para preparar el relleno, mezclamos la gelatina en polvo con el agua fría para hidratarla. La dejamos reposar durante 10 minutos. En un bol aparte, trituramos los melocotones con el yogur y el azúcar. Derretimos la gelatina hidratada en el microondas y la incorporamos a la mezcla de melocotón.

Batimos  la nata fría a velocidad media-alta hasta que esté a medio montar. Es mejor que la nata no quede demasiado consistente para que el relleno tenga una textura mas delicada. Incorporamos la nata poco a poco con movimientos envolventes a la mezcla de yogur y melocotón. Vertemos la mezcla sobre el bizcocho que hemos preparado con el hueco en el centro, alisamos la superficie y metemos al refrigerador durante un par de horas para que cuaje un poco y podamos cubrirlo con la cobertura.

Para hacer la cobertura, mezclamos la gelatina en polvo con el agua fría para hidratarla, la dejamos reposar unos 10 minutos. Derretimos la gelatina hidratada en el microondas durante unos segundos. Cuando esté líquida la mezclamos con la mermelada de mango. Vertemos la cobertura sobre el relleno de melocotón. Refrigeramos la tarta al menos durante 4 horas, mejor de un día para otro.

Para hacer la crema de chantilly, batimos la nata fría a velocidad media hasta que esté un poco espumosa. Tamizamos el azúcar glas sobre la nata y batimos a velocidad alta hasta que esté casi montada. Añadimos el extracto de vainilla y batimos un minuto mas o hasta que la nata esté montada por completo. Debemos tener cuidado de no batir la crema en exceso para que no se nos corte. Ponemos la crema chantilly en una manga pastelera con la boquilla que hayamos elegido.

Cuando la tarta haya cuajado la decoramos con la crema chantilly o nata montada, trocitos de melocotón en almíbar y trocitos de mango desecado.

Conservaremos la tarta en el refrigerador.


Para ver el resto de recetas participantes en este reto pinchad en este enlace







Pan Haggerty (Pastel de patatas con cobertura crujiente)

mayo 15, 2022

UNITED KINGDOW.

Reino Unido compuesto por Inglaterra, Escocia, Gales e Irlanda del Norte, es una nación insular del noroeste de Europa.

Con el paso de los años, los alimentos tradicionales británicos, aquellos adaptados al clima de las islas británicas, se han visto influenciados por numerosas culturas, con las que ha tenido un amplio contacto como la europea, la americana y la asiática (cocina china y cocina india). La cocina de Gran Bretaña ha sido una de las primeras en adaptar e incorporar a su culinaria cotidiana la comida basura procedente de los Estados Unidos y esto se nota al pasar por las calles de cualquier gran ciudad británica.

Ingredientes:

3 patatas grandes peladas y en rodajas finas

3 cebollas medianas cortadas finas

2 lonchas gruesas de beicon sin piel cortadas a cuadraditos

30 gr de aceite de oliva

1 bolsa de queso rallado cheddar

pimienta blanca

sal al gusto

Preparación:

Ponemos el aceite en una sartén pequeña, y cuando esté caliente vertemos el beicon y lo freímos durante 3 minutos. Retiramos y dejamos escurrir sobre papel absorbente.

Echamos la cebolla a la sartén y la freímos durante 5 minutos. Retiramos y reservamos.

En un molde apto para horno, disponemos un tercio de las patatas de modo que queden superpuestas. Espolvoreamos con un tercio de la cebolla, un tercio del beicon y otro tercio de queso. Salpimentamos y repetimos la operación con el resto de los ingredientes de modo que resulten tres capas de patatas.

Precalentamos el horno a 160 grados.

Cubrimos el pastel con papel de aluminio y lo metemos al horno durante 1 hora, hasta que comprobemos que las patatas están cocidas. 






Cheesecake con melocotón

mayo 10, 2022

El cheesecake es conocido también como pastel de queso, es un postre clásico de la cocina americana. Popular en todo el mundo, su principal ingrediente es el queso crema y su fondo de galletas trituradas.
Yo he hecho una versión muy rápida de hacer que la puedes tener con antelación en el frigorífico. He utilizado unos cuencos de cristal individuales que quedan genial.
He utilizado mermelada de melocotón para cubrir, pero podemos usar la que mas nos guste o la que se tenga en casa en el momento de hacerlas. En casa ha sido todo un éxito, no han dejado ni las migajas.

Ingredientes para la base de galletas:

80 gr de galletas maría hojaldrada

Ingredientes para Cheesecake:

200 gr de queso crema

200 mililitros de nata para montar 35% MG

50 gr de azúcar

mermelada de melocotón

fresas

Preparación:

Trituiramos las galletas con un triturador de alimentos o con una bolsita y un rodillo. Reservamos.

En un bol aparte, ponemos el queso crema junto a la nata. Ambos ingredientes deben estar frios. Batimos a velocidad media alta durante 2 minutos. Luego, añadimos el azúcar y batimos 1 minuto más o hasta que la mezcla esté esponjosa. Debemos tener cuidado de no batir en exceso el cheesecake para que no se corte.

Repartimos en el fondo de los vasos o copas las galletas trituradas. Colocamos encima la mezcla de cheesecake. Alisamos la superficie y decoramos con mermelada de melocotón y fresas. Conservamos en el frigorífico.



Filetes de boeuf a la napolitana

mayo 05, 2022

“Debemos partir de considerar al siglo XIX como el de “ORO” de la cocina francesa, en el que coincidieron los más afamados chefs junto a gastrónomos, seguramente nunca superados.
Especial atención merece Antonin Carême, el denominado Cocinero de los Reyes y el rey de los cocineros (1.783-1.833), cuyos conocimientos y prácticas condensados en una de sus obras, “El gran arte de los fondos, caldos, adobos y potajes”, marcó sin duda la culinaria imperante hasta bien entrado el siglo XIX.

Como anécdota, su preocupación por la higiene y bien hacer en la cocina, lo que demuestra al poder ser considerado como el impulsor del blanco en la vestimenta del cocinero, así como la implantación del Toque, actual gorro de uso universal entre los restauradores.

Carême fue el cocinero de uno de los gourmets más exquisitos de todos los tiempos: Charles Maurice de Talleyrand Perigord (1.754-1.838). La influencia de este político, extraordinario gastrónomo, le abrió muchas puertas a Carême profesándose mutuamente el consiguiente respeto y admiración.

La gran cocina que en la época estaba reservada a las mesas regias (Carême sirvió en la corte de Alejandro I Zar de Rusia; más tarde pasó al servicio del Príncipe de Gales que posteriormente se convertiría en el Rey Jorge IV), va a ir cediendo el protagonismo a la culinaria que se empieza a desarrollar en los restaurantes y hoteles, como consecuencia de la pujanza de la clase media, que cada vez más desea participar de los deleites de una buena mesa. 


MARIE-ANTOINE CARÊME

Marie-Antoine Carême fue conocido como Antonin Carême. Nació en el seno de una pobre y numerosa familia (en Wikipedia habla de 25 hermanos, dato que no sé si creer). Su padre, estibador del río Sena, lo abandonó con 10 años argumentando la situación familiar. El niño vagó por la ciudad hasta entrar en una taberna “la Fricasé de Lapin” dónde fue adoptado, a condición de trabajar por el dueño del local.

A los 16 años entró a trabajar en Chez Bailly, que era una importante pastelería. Bailly, el dueño, viendo la pasión del joven, lo animó a ir a la Biblioteca para autoaprender, tanto de cocina como de  arquitectura. Tuvo que aprender a leer y descubrió que no sólo tenía talento para cocinar, sino también para dibujar. 

Posteriormente fue cocinero de Napoleón I e inventó los fiambres y las mesas en buffet.

En 1815 trabajó para el Zar Alejandro I de Rusia y posteriormente para Jorge IV (próximo rey de Inglaterra). En 1821 fue contratado por el príncipe Esterhazy, embajador austríaco en París, donde se quedó hasta 1823 en que pasó a trabajar para el barón Rothschild hasta 1829, en que se retiró a escribir.
Murió en París con 48 años, debido a la inhalación de los gases tóxicos del carbón de leña con el que cocinaba. Está enterrado en Montmartre.

Carême es considerado uno de los padres de la alta cocina (Haute Cuisine). También es conocido por haber sido el primer estudioso de las salsas en la cocina francesa, en su libro L’Art de la Cuisine Française, que consta de 5 
volúmenes.

Ingredientes:

2 filetes de solomillo de ternera

1 huevo

pan rallado

sal, pimienta, aceite

queso rallado

Ingredientes para la salsa napolitana:

1/2 kgr de tomates rojos

3 dientes de ajo

un buen chorro de aceite

1 hoja de laurel

sal, pimienta

1 cucharadita de azúcar

unas hojas de albahaca fresca

Preparación:

Lo primero que vamos a hacer es la salsa napolitana. Para ello ponemos aceite en una sartén a calentar. Freímos los ajos y a continuación echamos los demás ingredientes y lo dejamos friendo a fuego lento unas 30 minutos. Reservamos.

Salpimentamos los filetes. Ponemos una sartén al fuego con bastante aceite, cuando esté caliente, freímos los filetes que habremos pasado por huevo batido y después por pan rallado.


Los pasamos a un plato con papel absoevente para que suelten el exceso de aceite. Los colocamos en una fuente apta para horno, los cubrimos  con la salsa napolitana y encima ponemos queso rallado. Los metemos  en el horno precalentado solo el grill, hasta que veamos que el queso se ha derretido y listo para comer.

Están deliciosos!!! 

Si queréis ver el resto de recetas participantes en este reto, pinchad en este enlace



Hojaldre de brandada de bacalao con pimientos rojos

abril 29, 2022

Nuevo reto "Tus Recetas" con un ingrediente que me encanta, el pimiento asado, que es una excelente fuente de vitaminas, otorga su sabor carcterístico a una amplia variedad de platos de nuestra gastronomía.

Resulta ideal para acompañar platos de carne y de pescado. Su mejor momento es en verano, aunque ahora los tenemos en la frutería todo el año.

Espero que os guste esta receta que os dejo, a nosotros nos ha encantado. Claro que la brandada de bacalao tiene un papel muy importante en esta receta. 

Ingredientes:

2 láminas de hojaldre de 250 gr cada una

300 gr de bacalao en salazón

3 dientes de ajo

2 pimientos rojos

2 patatas

2 cucharadas de perejil picado

200 mililitros de aceite de oliva

250 gr de nata líquida

1 yema de huevo

pimienta

Preparación:

48 horas antes: ponemos el bacalao en remojo en agua fría y reservamos en el frigorífico. Removeremos el agua cada 8 horas.

El mismo día: escurrimos el bacalao y lo secamos bien y lo cocemos  a fuego muy lento en agua hirviendo entre 5 y 8 minutos. Escurrimos, retiramos la piel y las espinas y lo desmenuzamos. Pelamos y picamos los dientes de ajo. LLevamos a ebullición la nata, retiramos del fuego y mantenemos el calor.

Cocemos las patatas durante 25 minutos en agua hirviendo. Las pelamos y las hacemos puré con un tenedor en una ensaladera. Añadimos el bacalao, el ajo y el perejil picados  y un hilo de aceite y trabajamos la mexcla con el tenedor. Incorporamos la nata caliente, sazonamos con pimienta recién molida y mezclamos.

Precalentamos el horno a 200 grados.

Asamos los pimientos en el horno durante 30 minutos, dándoles la vuelta a mitad de cocción. Los pelamos, retiramos las semillas y los cortamos en tiras.

Subimos la temperatura del horno a 220 grados.

Colocamos un disco de masa de hojaldre en una bandeja de horno. Extendemos por encima la brandada de bacalao hasta 1 centímetro de los bordes.


Repartimos las tiras de pimiento y cubrimos con la segunda lámina de hojaldre, humedeciendo los bordes con un poco de agua antes de presionar ligeramente para que quede bien sellado.

Pincelamos toda la superficie con la yema batida y metemos al horno durante 20 minutos.


Este hojaldre se puede servir caliente, templado o frío








Cupcakes de tiramisú

abril 20, 2022

Una nueva celebración en Desafío en la Cocina, esta vez ni más ni menos que el desafío Nº 100 y hemos llegado a él sin darnos cuenta porque el tiempo pasa volando. Para esta celebridad, la cosa ha estado fácil, presiento que lo difícil lo están preparando para dentro de nada.

Un cupcake se compone de una base hecha a base de mantequilla, harina, huevo y azúcar, que se hornean en unas capsulas de papel. Luego está la cobertura que es la parte más vistosa y lo que lo convierte en algo delicioso y aquí es donde está la imaginación para que nos queden lo mas originales y bonitos posible y si puede ser no elegir una cobertura muy pesada, cuanto menos mantequilla mejor.

Uno de mis postres italianos preferidos es el tiramisú. Me encantan sus capas con mascarpone, chocolate y café. Con este cupcake me pasa lo mismo, disfruto muchísimo cada una de sus capas. Es como darle un bocado a un tiramisú, pero en diferente formato. Así que si también te gusta tanto como a mi, tienes que probar esta delicia.

Ingredientes para el bizcocho:

100 gr de mantequilla sin sal

180 gr de azúcar

2 huevos

1 cucharadita de extracto de vainilla

180 gr de harina de trigo

1,5 cucharaditas de polvo de hornear

80 mililitros de leche

60 mililitros de café sin endulzar

Ingredientes para la mezcla de café:

60 mililitros de café caliente sin endulzar

1 cucharadita de azúcar

15 mililitros de licor amaretto

Ingredientes para la crema de mascarpone:

250 gr de queso mascarpone

200 mililitros de nata para montar 35% MG

80 gr de azúcar glas

Ingredientes para la decoración:

cacao en polvo

granos de café

Preparación:

Para hacer el bizcocho, batimos la mantequilla y el azúcar a velocidad media durante 5 minutos. Añadimos los huevos  de uno en uno, previamente mezclados con un tenedor. Batimos hasta que estén incorporados. Añadimos el extracto de vainilla y mezclamos unos segundos más hasta repartirlo bien. Tamizamos sobre esta mezcla, la harina y el polvo de hornear y batimos a velocidad baja hasta que no veamos restos de harina. Seguimos batiendo y añadimos la leche y el café a temperatura ambiente. Mezclamos unos segundos más hasta integrarlo todo.

Precalentamos el horno a 180 grados.

Preparamos una bandeja para cupcakes con cápsulas de papel y repartimos la masa entre ellas. Metemos al horno y horneamos durante 20-22 minutos. 

Cuando estén listos, los sacamos del horno y los dejamos reposar en la bandeja para cupcakes durante 5 minutos. Luego, los trasladamos sobre una rejilla y los dejamos enfriar por completo a temperatura ambiente.

Para hacer la mezcla de café, agregamos el azúcar al café y removemos hasta que el azúcar se disuelva. Dejamos enfriar. Luego, opcionalmente, añadimos el licor amaretto y mezclamos. Si lo preferimos podemos sustituir el amaretto por otro licor de tu gusto o simplemente eliminarlo de la receta.

Para hacer la crema, ponemos en un bol el queso mascarpone y la nata. Ambos ingredientes deben estar fríos. Batimos a velocidad alta durante 2 minutos o hasta que la nata esté un poco montada. Tamizamos el azúcar glas sobre la mezcla y batimos 2 minutos mas hasta que la nata monte por completo. Debemos tener cuidado de no batir la crema en exceso para que no se corte.

Con la ayuda de un pincel de silicona, ponemos un poco de mezcla de café sobre el bizcocho. Colocamos la crema de mascarpone en una manga pastelera con la boquilla de tu elección. Hacemos un copete sobre el cupcake. Espolvoreamos cacao en polvo sobre la crema y coronamos el cupcake con dos granos de café.

Si queréis ver el resto de recetas participantes en este reto pinchad en este enlace


ESPECIAL ESTA SEMANA

 
Copyright © La cocina de Catina. Diseñado con por Las Cosas de Maite