últimos Post publicados

Cookie pops de chocolate

noviembre 16, 2019

Los cookie pops son una forma de galletas con estilo de piruleta. Estas las cocinamos con masa que nos había sobrado de cocinar otras galletas, es muy divertido cocinar con niños, no se cansan, por lo que tienes que preparar varias recetas y echarle imaginación. Estas piruletas también las hizo mi Daniel, este niño apunta maneras.

Ingredientes:

225 gr de harina
175 gr de mantequilla
130 gr de azúcar en polvo
1 huevo
1 huevo para pintar

Para el relleno:

Nocilla

Preparación:

Ponemos en un cuenco la harina y la mantequilla y mezclamos hasta que parezcan migas de pan. Añadimos el huevo y el azúcar y seguimos amasando sobre una superficie enharinada. Formamos una bola con la masa, la metemos en un cuenco recubierta con papel film y la dejamos reposar durante una hora en el frigorífico.
Precalentamos el horno a 180 grados.
Preparamos una bandeja recubierta con papel sulfurizado.
Sacamos la masa y la ponemos en nuestra superficie de trabajo enharinada. Con un rodillo la extendemos hasta conseguir una lámina de unos 3 milímetros de grosor.
Utilizaremos un cortapastas de unos 6 centímetros de diámetro. Vamos recortando las galletas procurando que sean en número par para poder unirlas luego de dos en dos. 


Separamos la mitad de las galletas y con un molde pequeño en forma de corazón, le quitamos el centro a esta mitad de las galletas, (estos corazoncitos también los ornearemos con las galletas).
Colocamos la otra mitad de las galletas sobre la bandeja recubierta separadas entre sí unas de otras, le colocamos a cada una un palito de chupa-chus o de brocheta, y presionamos un poco para que se hunda en la masa, ponemos en el centro una cucharadita de Nocilla y recubrimos cada una de ellas con una de las galletas a las que le hemos sacado el corazón.


Pintamos las galletas con huevo y las introducimos al horno durante 15 minutos, hasta que las veamos doradas. 



Las sacamos y las ponemos a enfriar encima de una rejilla.



Hatillo de jamón y queso

noviembre 12, 2019


Con tiempo, técnica y destreza puedes elaborar el hojaldre en casa, pero para estas recetas el que se vende ya preparado da muy buenos resultados. Eso sí, es mejor el fresco que el congelado. Este último siempre se rompe.

Ingredientes:

2 paquetes de masa de hojaldre fresca
3 porciones de mozzarella fresca
200 gr de jamón serrano cortado en lonchas finas
mermelada de tomate
unas hojas de albahaca frescas

Preparación:

Precalentamos el horno a 200 grados.
Con la ayuda de un rodillo, estiramos ligeramente la masa de hojaldre. Solamente un poco, no es necesario excederse.
Cortamos cuadrados de 12 x 12 centímetros.
Pincelamos las porciones con un poco de mermelada de tomate y troceamos por encima una hoja pequeña de albahaca.
Ponemos una o dos lonchas de jamón y 1 rodaja de mozzarella en el centro de cada cuadrado.


Doblamos los cuadrados de hojaldre como un pañuelo. Llevamos las puntas o esquinas hasta el centro.
Pincelamos con huevo batido y espolvoreamos con semillas de sésamo o de amapola.


Horneamos los hatillos en el horno precalentado de 20 a 25 minutos, según el grosor final obtenido.


Piruletas de palmesano

noviembre 08, 2019


Si queréis tener un aperitivo rápido y rico, os dejo estas piruletas de queso parmesano hechas y comidas por Daniel, es como el monstruo de las galletas comiéndose las piruletas.
Aunque el parmesano es un queso de sabor fuerte, suele gustar mucho a los niños, por lo menos a los míos. Nosotros les pusimos pipas, pero se le pueden poner otro tipo de semillas, quedan muy bien con todo.

Ingredientes:

100 gr de queso palmesano rallado
pipas peladas

Preparación:

Precalentamos el horno a 200 grados.
Forramos una bandeja con papel de horno. Ponemos 5 o 6 brochetas de madera de unos 12 a 15 centímetros separadas entre si unos 10 centímetros.
Con la ayuda de una cucharilla hacemos montoncitos de queso mezclado con las pipas sobre el extremo de cada brocheta.


Cubrimos con otra hoja de papel de horno y colocamos encima un peso (que puede ser otra bandeja).



Horneamos durante 5 minutos. Sacamos la bandeja del horno, retiramos el peso y la hoja de papel superior. Volvemos a hornear las piruletas durante 2 minutos más o hasta que estén doradas.
Dejamos enfriar antes de retirarlas de la bandeja.


Coca de nueces y pasas

noviembre 04, 2019


El día 4 de Noviembre celebramos el Día del Dulce TS,  #diadeldulcetypicalspanish.
Este año con un pequeño cambio que yo creo nos ha venido muy bien.
Para la ocasión he escogido un dulce típico de la Comunidad Valenciana que por nuestra proximidad me siento muy ligada a ella y a su gastronomía. La coca de nueces y pasas que he elegido para el reto se la he tomado prestada para la ocasión a mi amiga Mavi Blasco de su blog Mandarinas y Miel donde la cocina valenciana está muy presente. A las dos nos gusta mucho la cocina tradicional y nos estamos esmerando en que quede para nuestros hijos y nietos.
La coca es quizás la comida gastronómica de Valencia más universal, además de ser habitual en todos los hogares y pastelerías de la Comunidad Valenciana. Las recetas varían de pueblo en pueblo y admiten muchas variantes. Pueden ser dulces o saladas. Cualquiera de las dos son una excelente elección aunque yo si me das a elegir siempre me quedo con el dulce.
Con esta receta participo en el reto del Dia del Dulce Typical Spanish.

Ingredientes para la masa:

125 mililitros de agua
50 mililitros de leche para disolver la levadura
2 huevos
40 mililitros de aceite de oliva
el zumo de una naranja
la ralladura de una naranja
una pizca de sal
20 gr de levadura fresca o 7 gr de levadura seca
500 gr de harina de fuerza
150 gr de azúcar
pasas, nueces
brandy o vino dulce para macerar las pasas

Ingredientes para decorar:

1 huevo para pintar
pasas, nueces y azúcar

Preparación:

Para preparar la masa madre o precemento, separamos de los ingredientes 125 mililitros de agua, 125 gr de harina, 10 gr de levadura fresca o 3 de levadura seca.
Disolvemos la levadura en el agua tibia. Mezclamos en un bol, la harina con el agua y la levadura, tapamos con un film y dejamos fermentar durante unas horas, hasta que veamos que salen burbujas. Mejor si la dejamos toda la noche en la nevera.


Ponemos las pasas en remojo con el vino dulce o el brandy y lo dejamos macerar en el frigorífico.

  
A la mañana siguiente vamos con la masa de la coca. Yo lo he amasado en la panificadora, pero podemos hacerlo con amasadora o a mano de la manera tradicional.
Disolvemos el resto de la levadura en la leche templada. Ponemos los ingredientes en la panificadora, primero los líquidos, la leche con la levadura, el zumo, el aceite y los huevos. Después ponemos los sólidos, la ralladura de naranja, el azúcar, la pizca de sal, la masa madre y el resto de la harina. Programamos la panificadora en el programa 7 (que dura 15 minutos).


Rompemos las nueces en trocitos, reservando unas cuantas enteras para adornar.
Colamos las pasas para que se escurran del vino y reservamos unas pocas para adornar.
Cuando han pasado los 15 minutos del programa, abrimos la tapa de la panificadora y añadimos las pasas y las nueces troceadas. Volvemos a programar 15 minutos más de amasado con el programa 7.


Pasado este tiempo, sacamos la masa de la panificadora y la ponemos en un bol untado con aceite, lo tapamos con un paño limpio, dejamos que leve durante 2 horas o hasta que veamos que ha doblado su volumen.
Sacamos la masa con las manos untadas en aceite y la colocamos sobre la mesa de trabajo y apretamos con las manos para desgasificarla. Dividimos la masa en dos partes más o menos iguales, colocamos cada una de ellas en una bandeja de horno forrada con papel vegetal y le damos la forma más redondeada que podamos, las aplastamos un poco y las dejamos reposar otras 2 horas, hasta que doblen su volumen.


Precalentamos el horno a 180 grados.
Pintamos las cocas con huevo batido y decoramos con las nueces y las pasas y espolvoreamos con azúcar. Horneamos durante 20 o 25 minutos con calor arriba y abajo. Cuando lleve 15 minutos le bajamos la temperatura a 150 grados.


Sacamos del horno y dejamos enfriar encima de una rejilla.



Si quieres ver el resto de recetas participantes en este reo pincha en este enlace.





Alubias con bacalao

octubre 31, 2019

Las legumbres secas son platos exquisitos, que traen aromas del campo, calientan y satisfacen. Cocinándolas con esmero se pueden convertir en platos deliciosos, económicos y muy reconfortantes para el invierno. La mayoría de las legumbres, ganan echándolas en remojo durante cierto tiempo antes de cocerlas, así se suavizan y se cuecen más fácilmente.
Si utilizamos la olla rápida, las legumbres se deben cocer en la tercera parte de los tiempos aproximadamente.

Ingredientes para 4 personas:

400 gr de alubias blancas puestas a remojo la noche de antes
300 gr de bacalao desalado
1/2 pimiento rojo
1/2 pimiento verde
1 cebolla pequeña
1 tomate maduro
1 ñora
1 vasito de aceite
1 diente de ajo
unas hebras de azafrán de pelo
sal

Preparación:

Ponemos a calentar la mitad del aceite en una cazuela, cuando esté caliente, freímos los pimientos y la cebolla picadita. A continuación añadimos el tomate picado y seguimos sofriendo.


Cuando esté el sofrito hecho, añadimos las alubias, la ñora limpia y cubrimos de agua. Ponemos a cocer hasta que las alubias estén hechas.

El resto del aceite lo ponemos a calentar en una sartén y freímos el bacalao por ambos lados.


Lo añadimos a la olla con las judías, sacamos la ñora y con una cucharilla le sacamos la pulpa y la añadimos a la cazuela junto al diente de ajo, sal y el azafrán picado. Dejamos cocer durante 5 minutos más y ya tenemos el guiso listo para servir.


Podemos utilizar alubias de bote si no dispones de mucho tiempo.









Mermelada de tomate

octubre 27, 2019

Este domingo venimos con un nuevo asalto para el Reto #Asaltablogs. Esta vez le ha tocado a Lola y a su blog Pequeños Accidentes, todo dirigido por Marga Postigo del blog Azafranes y Canelas. Me lo he pasado muy bien rebuscando en tu cocina y me he traído esta mermelada de tomate (receta de tu abuela).
Por cierto me encanta este apartado, yo lo he variado un pelín, espero me lo perdones y te guste como me ha quedado.

Ingredientes:

1 kgr de tomates
500 gr de azúcar
1 rama de canela
1 cucharada de zumo de limón
anís estrellado

Preparación:

Comenzamos esterilizando los botes que vayamos a utilizar, para ello los ponemos en una olla con agua a hervir unos 10 o 15 minutos. Los dejamos escurrir bien.


Lavamos bien los tomates, los pelamos, cortamos en trocitos pequeños, le quitamos las semillas y toda el agua que podamos (yo no le he quitado las semillas).



Ponemos todos los ingredientes en un bol, mezclamos todo bien y dejamos reposar durante 1 hora.


A continuación, vertemos todo en una olla incluida la cucharada de zumo de limón y lo ponemos a cocer a fuego alto hasta que rompa a hervir, bajamos a fuego medio y vamos removiendo continuamente durante 1 hora ó 1 hora y media, dependiendo del agua que hayan soltado los tomates. Sabremos que está lista cuando coja un color brillante.


En este momento la pasamos a los tarros, si no te gusta que se vean trozos, la trituramos (yo la he triturado). Cerramos bien los botes y los ponemos boca abajo. Mantendremos en esta posición sin moverlos durante 24 horas, para que hagan el vacío.





ESPECIAL ESTA SEMANA

 
Copyright © La cocina de Catina. Diseñado con por Las Cosas de Maite