Manjar blanco con gelatina de peras


El manjar blanco es una crema dulce de almendras aromatizadas con piel de limón y canela, que se tomaba de postre en la cocina medieval y su consumo viene de muy antiguo. Yo para el reto de este mes de Desafío en la Cocina que nos ha propuesto Toñi, del blog Que se cuece en mi cocina, he cogido la receta de manjar blanco de las recetas de julie, que la hizo en Francia de donde parece ser su origen y luego para adaptarlo a nuestro tiempo, la he tuneado un poco, y esto es lo que ha salido. Mis catadores habituales, mis vecinos, me han dado el visto bueno y me la han puntuado con un 10, espero que a vosotr@s también os guste.

Ingredientes para el manjar blanco:

150 mililitros de leche
150 gr de almendra molida
125 gr de azúcar
250 mililitros de nata (muy fría)
5 hojas de gelatina
la corteza de 1/2 limón
1 rama de canela

Ingredientes para la gelatina de peras:

4 peras, no muy grandes
4 hojas de gelatina
250 gr de azúcar
150 mililitros de miel
1 rama de canela
2 clavos de olor
4 estrellas de anís
8 granos de pimienta negra
8 granos de pimienta blanca
8 granos de pimienta roja
750 mililitros de agua

Material necesario:

1 batidora de vaso
1 molde desmoldable de 20 centímetros

Preparación:

Para elaborar la gelatina de peras, hacemos la gelatina de peras, pelamos las peras y las frotamos con el medio limón. Echamos todos los ingredientes de la gelatina, excepto las hojas y las peras, en una cazuela con los 750 mililitros de agua y llevamos a ebullición. Bajamos el fuego, introducimos con cuidado las peras enteras y dejamos cocer a fuego bajo durante 20 minutos. Retiramos del fuego, tapamos la cazuela y la reservamos hasta el día siguiente.


Para el manjar blanco, trituramos las almendras, llevamos la leche a ebullición en un cazo, añadimos el azúcar, las almendras molidas, la rama de canela y la corteza de 1/2 limón. Retiramos del fuego, cubrimos y dejamos infusionar hasta que se enfríe. Pasamos por el chino y reservamos. Ponemos en remojo las 5 hojas de gelatina.


Añadimos la gelatina bien escurrida y batimos con las varillas. 


Montamos la nata que tiene que estar bien fría y mezclamos con movimientos envolventes hasta que todo bien mezclado. Vertemos en el molde y reservamos en el frigorífico al menos durante 8 horas.

                                    
Pasadas las ocho horas de frigorífico del manjar blanco, ponemos a calentar el almíbar, sacamos las peras y lo colamos, reservando las especias para decorar. Ponemos la gelatina a remojo en agua fría. Retiramos los tallos y el corazón con las pepitas a dos peras, reservando las otras dos en un bol y trituramos en el vaso de la batidora junto con el almíbar. Pasamos de nuevo por el chino y volvemos a calentar. Añadimos la gelatina bien escurrida, dejamos que se funda bien y cuando esté templado vertemos sobre el manjar blanco cubierto con las peras reservadas partidas por la mitad.


Antes de desmoldarlo adornaremos con las especias reservadas.



Podéis ver el resto de recetas participantes en este reto pinchando en este enlace.



Si te ha gustado, comparte:

6 comentarios :

  1. Qué rico, he visto el de otras compañeras y cada uno cn su toque personal son todos deliciosos. EL tuyo con la gelatina y las peras debe ser una maravilla para los paladares más exquisitos,. Un beso!!

    ResponderEliminar
  2. Que maravilla de tarta has hecho con el manjar blanco Catina, te ha quedado preciosa y seguro que estaba riquísima!!
    Un bst guapa.

    ResponderEliminar
  3. Hola Catina, me ha cautivado tu manjar blanco, es un dulce riquísimo. Nos has preparado una buena receta, bien explicados los pasos y con buenas ilustraciones. Saludos.

    ResponderEliminar
  4. Una tarta maravillosa, las peras deben combinar estupendamente. Un beso

    ResponderEliminar

ESPECIAL ESTA SEMANA

 
Copyright © La cocina de Catina. Diseñado con por Las Cosas de Maite