Quiche de espinacas y alcachofas


El contenido de vitaminas y minerales de esta verdura, las espinacas, supera al resto, lo que la convierte en un alimento indispensable para la dieta de todos los miembros de la familia. Aporta vitamina A en buena cantidad lo que contribuye al buen funcionamiento de nuestro sistema inmunológico, mientras que su aporte en vitamina C, aumenta la resistencia frente a las infecciones. Es una buena fuente de antioxidantes.

Esta verdura que es propia del otoño a la primavera se puede consumir cruda o cocinada. Si se opta por cocinarla, la cocción debe ser corta para evitar que se pierdan vitaminas y la mayoría de sus nutrientes.

Con esta receta participo en el  reto de Color y Sabor de Temporada del mes de Noviembre de 2020. 

Ingredientes:

Una masa quebrada ya preparada

150 gr de fondo de alcachofa en conserva o congelados

100 gr de brotes de espinaca

25 centilitros de leche o nata

3 huevos

100 gr de gruyer

3 pizcas de nuez moscada rallada

sal y pimienta.

Preparación:

Precalentamos el horno a 180 grados.

Colocamos la masa en un molde para tartas pintado con aceite o mantequilla, ponemos encima unas legumbres secas y horneamos durante 15 minutos a 180 grados. Sacamos y quitamos las legumbres.

Escaldamos durante dos minutos en agua hirviendo las espinacas, las escurrimos bien y las troceamos.

En un bol, mezclamos los huevos, la leche (o nata), sal, pimienta y nuez moscada, añadimos las espinacas y la mitad del queso y vertemos en el molde. Colocamos las alcachofas por encima y espolvoreamos con el resto de queso.

Horneamos durante 35 minutos a 180 grados. Retiramos del horno y ponemos a enfriar.







Si te ha gustado, comparte:

1 comentario :

ESPECIAL ESTA SEMANA

 
Copyright © La cocina de Catina. Diseñado con por Las Cosas de Maite