sábado, 22 de julio de 2017

Gazpacho de sandía y tomate


Es una planta herbácea de ciclo anual, de textura áspera, las flores son amarillas y el fruto de la planta es grande (normalmente más de 4 kilos), carnoso y jugoso (más del 90% es agua), casi esférico. La pulpa es de color rojo y de carne generalmente de sabor dulce y muy apreciada por ser refrescante y rica en agua y sales. Se considera importante para dietas de adelgazamiento por contener pocas calorías. Las numerosas semillas pueden llegar a medir 1 cm de longitud, son de color negro, marrón o blanco y ricas en vitamina E, se han utilizado en medicina popular y también se consumen tostadas como alimento. En la cuenca mediterránea florecen entre junio y julio (verano boreal) y maduran 40 días después de su floración. En España fue introducida por los árabes; actualmente se cultiva por toda la península, principalmente en Andalucía y en el este.
Con esta receta participo en el reto de Color y Sabor de temporada del mes de julio.

Ingredientes para 6 personas:

400 gramos de pulpa de sandía
2 kg de de tomates pelados y troceados
4 dientes de ajo pelados
6 tallos de apio (las partes blancas y hojas)
una cebolla pequeña picada fina
15 gr de hojas de albahaca
3 cucharadas de vinagre de vino tinto
100 gr de pan blanco sin corteza cortados en trozos pequeños
200 mililitros de aceite de oliva y un chorrito para aliñar
2 cucharaditas de sal
una cucharadita de pimienta negra molida

Ingredientes para los picatostes:

150 gr de pan blanco sin corteza en trozos grandes
3 cucharadas de aceite de oliva
una cucharada y media de vinagre

Preparación:

Primero preparamos los picatostes.
Ponemos el pan en un cuenco mediano con el aceite, el vinagre y media cucharadita de sal y después los doramos en una sartén a fuego vivo durante 2 minutos. Le damos la vuelta y doramos por el otro lado y hasta que empiecen a crujir. Dejamos enfriar.


Colocamos los tomates, el ajo, el apio, la cebolla, la sandía, el pan y 10 gramos de albahaca en una batidora (yo lo he triturado en Thermomix), junto a una cucharadita y media de sal y un pellizco generoso de pimienta negra. Batimos hasta obtener una preparación homogénea, y con el aparato en marcha, añadimos el aceite de oliva y el vinagre.





Conservar en el frigorífico hasta que se vaya a consumir. Verter el gazpachos en cuencos individuales con los picatostes. 


Repartimos las restantes hojas de albahaca y condimentamos con un chorrito de aceite y sal gruesa. Servimos inmediatamente.




Reto Color y Sabor de Temporada

jueves, 20 de julio de 2017

Drip Cake



Lo más característico de esta tarta son los churretes que caen alrededor del pastel por lo que yo la he traducido como "Tarta de churretes". Cuando tocó este desafio, yo no pude participar por motivos personales. Así es que ahora en verano me quito esta espinita y la preparo para mi cumple. Cuando veo estas tartas tan despampanantes me entra el pánico, pero como se trata de un reto y a mí me encantan, aunque algunas veces me salgan churros, voy a por ello. He cogido ideas de unas compis de reto, esa es la ventaja de hacerlo ahora. Aquí está el resultado.
Con esta receta participo en el reto de Desafío en la Cocina del mes de julio. 

Ingredientes para el bizcocho:

3 huevos
un yogur natural
2 medidas del yogur de azúcar
2 medidas del yogur de harina
1 medida del yogur de aceite
un sobre de royal
la ralladura de un limón
3 moldes usar y tirar de 18 centímetros de diámetro

Preparación del bizcocho:

Precalentamos el horno a 180 grados.
Ponemos los huevos con el azúcar en un bol y batimos con las varillas eléctricas hasta que doble su volumen. Añadimos el aceite, el yogur y la ralladura de limón, batimos ligeramente para que se integren los ingredientes.
Tamizamos la harina junto a la levadura royal y lo añadimos al bol, mezclamos todo bien.
Engrasamos los 3 moldes con un spray o con mantequilla. vertemos la mezcla repartiendo la misma cantidad para cada uno de los moldes y cocemos en el horno durante 15 minutos. Los dejamos enfriar.


Ingredientes para la mouse de fresa:

500 gramos de fresa limpias y troceadas
1/2 litro de nata para montar
100 gramos de azúcar
6 hojas de gelatina

Preparación de la mouse:

Trituramos las fresa con el azúcar, ponemos a hidratar la gelatina en agua durante unos 10 minutos.
Montamos la nata con las varillas eléctricas (tiene que estar muy fría para que monte bien).
ponemos una pequeña cantidad del puré de fresa en un cazo a calentar sin que llegue a hervir y en él disolvemos la gelatina, una vez disuelta añadimos el resto del puré de fresas y a continuación le vamos añadiendo poco a poco con movimientos envolventes la nata montada. Dividimos la mouse en dos recipientes y las metemos al frigorífico para que vaya cogiendo cuerpo.

Ingredientes para la decoración:

100 gramos de chocolate negro
100 gramos de nata
almendras garrapiñadas
piruletas
bolitas de chocolate
cualquier adorno que se nos imagine y nos guste

Para preparar la decoración ponemos la nata a calentar y sin que llegue a hervir, derretimos en ella el chocolate removiendo con una cuchara de madera hasta que esté bien disuelto.

Montaje del Drip Cake:

En la bandeja donde lo vayamos a servir, colocamos el primer bizcocho, cubrimos con dos tercios de la mus de fresa de uno de los recipientes, 


colocamos el segundo bizcocho, (yo he utilizado un aro de la misma medida que los bizcochos para ayudarme al montaje) y volvemos a cubrir con otros dos tercios de mus de fresa del otro recipiente. 


Finalmente ponemos el último bizcocho, rellenamos los huecos laterales y cubrimos todo el Drip Cake con el resto de mus de fresa que hemos reservado. Lo metemos al frigorífico durante un par de horas.


Media hora antes de sacarla hacemos la ganaché de chocolate y antes de que se enfríe con ayuda de una cuchara, marcamos el borde de la tarta echando un ilo de ganaché dejando que escurra hacia abajo.
Luego vamos cubriendo la superficie de la tarta y la ponemos a enfriar.


El siguiente paso es decorar el Drip Cake, hay muchísimas posibilidades, y aquí lo dejo a la imaginación de cada uno.




martes, 18 de julio de 2017

Endibias con salmón ahumado


Las endibias propiamente tales, son un cultivo de temporada fría. Necesitan una buena fertilidad en el terreno pero no son exigentes en las condiciones del suelo y van bien en terreno arcilloso. La siembra se hace en semillero en verano y la cosecha es durante el invierno y primavera. Se atan durante unos días antes de cosechar para que las hojas interiores sean blancas.
La endibia de hojas blancas se consume a menudo con salsas hechas a base de queso roquefort o mostaza.

Ingredientes para 4 personas:

2 endibias
200 gr de queso fresco para untar
100 gr de salmón ahumado
2 cebolletas
un bote de tápenas pequeño
1/2 limón
un manojo de perejil fresco
un pimiento de piquillo
2 cucharadas de aceite de oliva virgen extra

Preparación:

Lavamos bien las endibias bajo el chorro de agua fría del grifo, las escurrimos y separamos las hojas una a una. Es importante no proceder a separar las hojas de las endibias hasta que no vayamos a prepararlas para el consumo para evitar que se oscurezcan.
Exprimimos el medio limón y colamos el zumo para eliminar posibles restos de pulpa y pepitas.
En un cuenco disponemos el queso fresco y el zumo de limón y removemos todo hasta que quede una pasta homogénea.


En otro cuenco vamos echando el salmón cortado en trocitos pequeños, las cebolletas también picaditas, el perejil, el pimiento de piquillo, el aceite de oliva y las tápenas y removemos todos estos ingredientes para que se mezclen bien.

















Con una cucharilla vamos poniendo queso fresco sobre las hojas de endivia, y por encima esparcimos dos cucharaditas  de la mezcla del salmón.


jueves, 13 de julio de 2017

Chuletas de cordero encebolladas



Es posible que la carne de cordero y lechal suene sólo a celebraciones y fiestas, pero esta carne que se cría de forma natural en nuestros campos, bajo nuestro sol, involucrando a miles de familias en el entorno rural de nuestro país, es un producto versatil, delicioso y con muchas posibilidades en cocina. Su naturalidad y textura, tierna y jugosa, han hecho de ésta una de las carnes más estimadas y por eso, forma parte de nuestra cultura culinaria desde hace siglos. Tiene un sabor pronunciado y particular que vuelve deliciosa a cualquier comida.

Ingredientes para 4 personas:

12 chuletas de cordero
4 cebollas
4 dientes de ajo
1/2 pimiento rojo
sal y pimienta
1/2 vasito de aceite

Preparación:

Salpimentamos las chuletas y las freímos en una sartén con aceite por ambos lados con los ajos enteros y pelados. Cuando estan fritas las sacamos y reservamos.


En la misma sartén, freímos las cebollas cortadas en juliana y el pimiento rojo en tiras, hasta que estén blandas.




Servir en una fuente colocando las verduras abajo y las chuletas encima.


lunes, 10 de julio de 2017

Pan Haggerty (Pastel de patatas con cobertura crujiente)

 

Los platos a base de hortalizas de la cocina inglesa, además de resultar deliciosos, constituyen por su sencillez, el acompañamiento perfecto de asados o carnes a la parrilla.
Con esta receta participo en el reto de julio de La cocina TS,#tsviajero17 . Para esta ocasión las chicas de TS nos han permitido salirnos de España y poder escoger un plato de la cocina de otras naciones. Yo me he decantado por la cocina inglesa. Nos piden que contemos alguna anécdota que nos ocurriera allí, pues bien:
En un restaurante de "fish and chips" comida muy típica allí, nos dieron todo lo que pedimos en cajas de cartón y envuelto en papel como un cucurucho... les preguntamos por platos, pero no había. Esa comida se come así.
Otra: compramos el billete del metro para los días que íbamos a estar. Justo el día que volvíamos al aeropuerto se nos acabó el saldo de la tarjeta del metro y no había manera de salir... y encima la máquina para recargar, estaba rota. Nos vió uno de seguridad y yo creo que por pena (íbamos cargados con maletas) nos dejó pasar.

Ingredientes para 6 personas:

3 patatas viejas grandes
2 lonchas de bacon sin piel 
3 cebollas medianas 
30 gr de mantequilla
una taza y cuarto de queso cheddar rallado
una pizca de pimienta negra molida
1/2 cucharadita de sal

Preparación:

Pelamos las patatas y las cebollas y las cortamos en rodajas finas.


Picamos las lonchas de bacon.
Ponemos mantequilla en una cacerola y freímos el bacon durante 3 minutos, lo sacamos y dejamos escurrir sobre papel absorbente.


En la misma cacerola freímos la cebolla durante 5 minutos, la reservamos.


Ponemos al fuego una sartén de fondo pesado (para que las patatas cuezan de manera uniforme y no se quemen), y colocamos un tercio de las patatas de modo que queden superpuestas.


Espolvoreamos con un tercio de la cebolla, un tercio del bacon y otro tercio de queso, salpimentamos y repetimos la operación con el resto de los ingredientes, de modo que resulten tres capas de patatas.




Cubrimos el pastel con papel de aluminio y mantenemos una hora a fuego lento, hasta que comprobemos que las patatas están cocidas.
Este plato puede prepararse en un molde de 23 centímetros y hornearlo a 180 grados entre 1 hora y una hora y media.


Podemos ver el resto de recetas participantes en este enlace.

miércoles, 5 de julio de 2017

Corona de pistachos y miel



Con la mezcla de los pistachos y la miel conseguimos una corona muy rica para acompañar un café o tomar como merienda.
El pistacho es el fruto de un árbol pequeño del género Pistacia, originario de las regiones montañosas de Grecia, Siria, Turquía, Kirguistán, Turkmenistán, Irán, Pakistán y Afganistán occidental. Es una planta desértica y por esto tiene una alta tolerancia al suelo salino. El fruto es una drupa que contiene una semilla alargada, que es la porción comestible. Está cubierto por una piel carnosa fina, de color verde. En su interior, bajo una cáscara dura y blanquecina, la semilla, de un color verde pálido, está cubierta a su vez por una piel fina de tono malva, y tiene un sabor característico. Comúnmente considerada como fruto, esta semilla es para uso culinario. Cuando el fruto madura, la piel cambia del verde a un amarillo rojizo otoñal y su cáscara se rompe y abre parcialmente, de manera abrupta.

Ingredientes para la masa:

300 gr de harina de fuerza
90 mililitros de leche
50 gr de mantequilla
un huevo
40 gr de azúcar
20 gr de miel
una cucharadita de agua de azahar
50 gr de pistachos molidos
3 gr de sal
9 gr de levadura de panadería fresca ( o 3 gr de levadura seca)
un huevo para pintar

Ingredientes para el relleno:

150 gr de pistachos picados en trozos gruesos
30 gr de azúcar
30 gr de mantequilla
10 gr de harina de repostería
10 gr de miel

Preparación:

Picamos los pistachos en un robot de cocina hasta dejarlos casi como una harina. Mezclar bien todos los ingredientes en el bol del robot de cocina y amasamos a velocidad suave durante 7 u 8 minutos, hasta que la masa esté fina. La dejamos fermentar durante una hora y media en un bol cubierta con papel film y en un sitio tibio. Pasado este tiempo, ponemos la masa sobre la mesa de trabajo, eliminamos el aire aplastandola. Estiramos la masa con el rodillo hasta formar un rectángulo muy largo, y que ésta quede muy fina.
Preparamos el relleno, mezclando todos los ingredientes con las manos hasta que la mezcla sea homogénea. Cubrimos la masa con este relleno sin que llegue a las orillas.
Precalentamos el horno a 180 grados.


Enrollamos la masa por su lado mas largo haciendo presión para que todos los ingredientes se peguen. Al terminar de enrollar nos quedará una especie de brazo de gitano largo. Para trenzarlo, lo cortamos en dos longitudinalmente en todo su extensión. Quedarán dos mitades iguales que mostrarán varias capas de relleno, las trenzamos un poco prietas comenzando por un extremo y vamos pasando un lado por encima del otro. La colocamos sobre una bandeja de horno cubierta con papel de horno y juntamos los dos extremos para darle forma de corona.


La pintamos con huevo batido y la cocemos durante 25 minutos a 180 grados.