miércoles, 15 de febrero de 2017

Pastel de queso y berenjena

La berenjena es el fruto de la planta del mismo nombre, que se introdujo en Europa en el siglo XVII.
Existen gran número de variedades, entre las cuales la más conocida es la alargada de color morado. Las berenjenas han de consumirse muy frescas, se reconocen por la piel brillante y tersa, que jamás debe estar arrugada o manchada. Lo mismo que el tomate y la patata, la berenjena pertenece a la familia de las solanáceas, con un abundante contenido en agua. Proporciona muy pocas calorías, contiene algunos minerales como el potasio y el calcio.
Con ellas se pueden cocinar infinidad de recetas. Con esta receta participo en el reto del mes de Febrero de Facilísimo con el ingrediente principal de la berenjena.

Ingredientes para 4 personas:

65 mililitros de aceite de oliva
2 berenjenas medianas cortadas en rodajas
150 gr de queso feta desmenuzado en trozos grandes
150 gr de queso de untar (tipo filadelfia)
3 huevos
60 mililitros de nata
150 gr de tomate de pera baby cortados por la mitad a lo largo
una cucharadita de orégano
una cucharada y media de zaatar (mezcla de especias)
sal y pimienta

Preparación:

Precalentar el horno a 190 grados.
Forrar la base y los laterales de un molde cuadrado de 20 centímetros con papel de aluminio y untarlo con un poco de aceite de oliva.
Poner las berenjenas en una bandeja de horno forrada con papel sulfurizado y pintarlas con el aceite de oliva, sazonarlas con sal y pimienta negra molida y asarlas durante 20 minutos hasta que estén blandas y doradas. Dejar enfriar y bajar la temperatura del horno a 170 grados.


Poner el queso feta, el queso de untar, los huevos, la nata y un poco de pimienta negra en una jarra honda y batir con la batidora eléctrica hasta que quede una masa espesa y sin grumos.




Poner las rodajas de berenjena en el molde colocándolas de manera que se vayan superponiendo unas contra otras. Llenar los huecos con los tomates y echar por encima la mitad del orégano. Verter la mezcla de quesos con la nata sobre las berenjenas y los tomates, sazonar con el reto del orégano y hornear durante 35 o 40 minutos o hasta que se doren y se cuaje la mezcla.


Retirar del horno y reservar hasta que esté a temperatura ambiente. Desmoldar el pastel y cortarlo en cuatro porciones cuadradas (o en cuartos si se utiliza un molde redondo. Mezclar el zaatar con la cucharada de aceite de oliva restante, pintar el pastel con este aliño y servir.








5 comentarios:

  1. Tiene qué estar bien rico este pastel y además es una forma diferente de comer berenjena. Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Introducir las verduras en este tipo de recetas va muy bien para aquellos que la rechazan. Muy buena receta!!

    Besos

    ResponderEliminar
  3. Nadie rechazaría un trozo de buen pastel, ni los que rehusan comer verduras. Muy rico , un beso preciosa!!

    ResponderEliminar
  4. Catina, me encanta la berenjena. Tu pastel es una delicia y bien fácil. Me comería un buen trozo incluso ahora. Besos, guapa.

    ResponderEliminar
  5. Muy buena información nos has dado sobre la berenjena . La receta te ha quedado genial.Dan ganas de darle un mordisco a la pantalla. Besos

    ResponderEliminar