sábado, 7 de noviembre de 2015

Mejillones al vino blanco

El mar nos ofrece infinidad de tesoros alimenticios que además de alegrarnos el paladar con su sabor nos brindan numerosos beneficios nutricionales. Un claro ejemplo de esto son los mejillones, un molusco que está a nuestra disposición todo el año.
Los mejillones, como todos los productos procedentes del mar, están compuestos en su mayoría de agua, por lo que tienen un bajo contenido en grasas y calorías, siendo unos alimentos muy recomendados en dietas de adelgazamiento y control de peso, pues solamente contienen una media de 67 calorías por cada 100 gramos de producto, una cantidad que los convierte en un alimento muy ligero.
Como buenos hijos del mar, los mejillones son todo un compendio de minerales necesarios para el organismo. Es destacable su alto contenido en yodo, un mineral necesario para el buen funcionamiento del metabolismo,  además nos brinda grandes dosis de hierro, concretamente contiene 4,5 gramos por cada 100, más que muchas carnes consideradas ricas en este mineral.
El aporte mineral de los mejillones no termina aquí, ya que además son destacables las altas dosis de calcio, sodio, fósforo y magnesio. Contienen vitamina E y vitaminas del grupo B.
Aunque la forma más común de cocinarlos es simplemente al vapor, hoy os dejo una receta de mejillones con vino blanco, que es ideal para tomar un buen aperitivo.


Ingredientes:

Un kgr de mejillones
40 gr de queso rallado
3 cebollitas tiernas
un vaso de vino blanco
una cucharadita de harina de maíz
un ramillete de hierbas
aceite de oliva
una hoja de laurel y sal

Preparación:

Limpiar bien los mejillones y picar finamente las cebollitas.
En una sartén con un poco de aceite, dorar la cebolla.


Colocar los mejillones en una cazuela, con el vino, la cebolla y las hierbas y cocer a fuego vivo hasta que los mejillones se abran.


Retirar la mitad de las conchas y colocar el resto de los mejillones en una fuente.
Colar el caldo de la cocción, mezclarlo con la harina de maíz y dejar cocer a fuego lento, sin dejar de remover, hasta que espese.


Cubrir los mejillones con la salsa, espolvorear con el queso rallado y gratinar unos minutos al horno.


El vino blanco fresquito marida estupendamente con este rico aperitivo.


4 comentarios:

  1. Merhabalar, çok leziz ve iştah açıcı görünüyor. Ellerinize sağlık.

    Saygılar.

    ResponderEliminar
  2. Excelente,los Mejillones son muy Sabroooooso y muy ricos en vitamina B12..
    Felicidades...

    ResponderEliminar
  3. Ese gratinado ha sido el toque ideal para estos mejillones con ese fondo tan rico que le has realizado. Enhorabuena y besos de la cocina del Titi

    ResponderEliminar
  4. Hola Catina !!!
    me parece una receta deliciosa...nunca los he elaborado así
    los mejillones me encantan.... en vinagreta, salsa, al vapor....como sea están riquisimos
    por lo menos para mí
    y estos tuyos...que decir....pues que deben de estar deliciosossss
    un besazoooooo

    ResponderEliminar